Ecuador.

Hola mi queridos lectores. Me disculpo full por mis desapariciones del blog, pero muchas cosas han pasado desde mi último post y aquí estoy de regreso para contarles un poco.

Hace un mes y medio decidí venir de sorpresa a Ecuador a visitar a mi familia, con mis papás y mi padrino de cómplices armamos todo el plan, compré boletos y empezó el countdown. Finalmente esta semana tomé el vuelo con destino a Guayaquil. Fue uno de esos vuelos tranquilos y te relajan un montón, primero tenía sentada a una pareja de cuencanos con los que hablé un rato y creo que hasta conocen a unos familiares, ya después descubrí que estaban pasando la peli argentina “Corazón de León” y obviamente me quedé viéndola… me fascina Francella y esta peli desde que la ví hace unos meses me encantó, full recomendada!

Una vez en Guayaquil, hice checking para mi segundo vuelo y me encontré con una amiga para tomar un café antes de mi vuelo. Fue un gustazo vernos después de taaaaaanto tiempo. Ya en Cuenca mi padrino pasó a recogerme al aeropuerto para llevarme a donde mis abuelos. Una de mis tías abrió la puerta y cuando mis abuelos me vieron subir las escaleras se sorprendieron un montón, fue super lindo pero estaba nerviosa de que el asombro fuera mucho para mi abuelo… por suerte se pusieron super contentos, de una empezaron a llamar a mis tias que viven a una cuadra de la casa para que vinieran.

Ya es mi segundo día acá y he logrado hacer un montón de cosas, desde ir a sacar mi cédula ecuatoriana hasta irme al peluquero y FINALMENTE lograr que me cortaran el cabello como he querido desde hace meses… ahora lo único que necesito es un clon de ese peluquero en Panamá para que me siga cortando el cabello forever and ever haha.

Ya les iré contando un poco más de mi viajecito sorpresa a Ecuador. La otra semana ya viajo a Quito a verme con otra parte de la familia y de ahí, regreso a la realidad 😦

xx

A.